Misión


¿Qué hago?

Acompaño a personas en sus procesos personales a través del ejercicio físico saludable.

A lo largo de nuestra vida, vamos atravesando por diferentes situaciones, relaciones, trabajos, viajes, despedidas, creaciones y un sinfín de momentos que crean nuestro camino. Para todo ello, necesitamos a nuestro cuerpo físico en perfecto estado y, a veces, no nos acompaña .

Mi trabajo consiste en que encontremos juntos cuándofue que el cuerpo dejó de funcionar de manera óptima y para qué dejó de acompañarte de manera magistral.

¿Qué herramientas uso?

Mis herramientas principales son el conocimiento sobre el cuerpo a través de la anatomía, la fisiología y la neurología como base para crear estímulos que generen cambios.

Cómo disciplinas me nutro del método Pilates, Yoga, Mindfulness, Meditación, Feldenkrais, Reiki y de la música para bailar de forma libre.

Como aporte extra, utilizo lo aprendido desde los 14 años en mi búsqueda autodidacta sobre el comportamiento humano y sus maneras de interactuar en sociedad, la comunicación verbal y no verbal, y cómo hacemos las personas para crear vínculos.

¿Desde dónde lo hago?

El lugar del que surge ésta manera de trabajar es desde mis propias vísceras.

Mi corazón se rige según lo que mis entrañas le dicen a mi alma, y en base a eso, mi mente se pone al servicio de lo que el corazón necesita.

Tras más de 10 años trabajando desde el conocimiento intelectual, me fue revelado hace poco más de dos años que, ​to​da la información que tenía que transmitir era revelado en mis vísceras a través de mi propias prácticas en la esterilla.

Actualmente, trabajo y creo mi hacer profesional desde mi ‘ser canal’ ya que me siento al servicio de cada persona que confía en mí su proceso físico de curación-sanación.

¿Cuál es el propósito?

El propósito de mi acompañamiento es crear conciencia sobre la importancia que tiene la salud física para vivir con calidad de vida, siendo la alegría la emoción que nos acompañe en nuestros procesos.

Cuando comprendemos porqué el cuerpo no funciona, cuándo dejó de hacerlo, para qué está transitando ese dolor, enfermedad o lesión, y qué cambios han habido en tu día a día desde que tú propio cuerpo no te acompaña; nos hacemos cargo de nuestra propia salud, de nuestro ser y de nuestra propia vida.

Es justo en ese momento dónde entendemos también, que el cuerpo físico es nuestro vehículo para llegar a nuestro ser, y para ello, debe estar sano, fuerte y flexible.

Cuándo alguien conecta conmigo y tras entender esto se queda, ya ha dado comienzo el cambio y se genera el espacio donde crear salud.